El pasado 8 de Marzo fue un día histórico que pasará a formar parte como uno de las momentos claves en la lucha por la igualdad en este país. Independientemente de las cifras concretas es indiscutible la energía, la solidez argumental  y la masiva capacidad de contagio que ha desarrollado el movimiento feminista en estos años. El 8 M es un movimiento transversal que une a hombres y mujeres de todas las ideologías y de todas las franjas de edad, que ha puesto en primera plana de la agenda de los políticos un asunto que ellos consideraban que estaba ya plenamente amortizado a grito de misión cumplida.

Algunos dirigentes políticos de este país no se han cansado de poner piedras y trabas a esta jornada, tratando de boicotearla;  huelga a la Japonesa, reclamaciones anticapitalistas, feminismo como etiqueta,  huelga elitista e insolidaria, libertad  por delante de igualdad, como si ambos conceptos fueran contradictorios. Han manejado un discurso con el argumento principal que el feminismo es una cosa antigua y radical y que la igualdad es una cosa que ya está superada y plenamente lograda en este país, eres una gran afortunada si eres mujer y has nacido en este país.

Un Tsunami de realidad les ha puesto en su sitio y los ha dejado retratados, un lazo a destiempo y una ridícula representación en las manifestaciones no pueden lavar su imagen, más bien al contrario.

No se puede negar que las reivindicaciones feministas se promueven, se reflexionan y se organizan en ámbitos de la izquierda, pero están ahí a disposición de otros ámbitos por si quieren tomar la iniciativa, pero esto nunca ocurre y cuando se concretan, otros ámbitos de la sociedad se sienten excluidos. La reflexión, la propuesta de ideas, la movilización están al servicio de quien quiera hacerla, luego no se puede pedir a las feministas que amputen la parte de su cerebro que tiene un punto de vista sobre la vida, una ideología, para hacerles el favor de incluir al resto.

En Tecnilógica estamos a años luz de alcanzar la igualdad, lo muestran estos datos extraídos de del plan de igualdad facilitados por la propia empresa:

  • Las categorías más altas de la compañía son cubiertos por hombres.

Tres veces menos mujeres manager que hombres, dentro del Level 5 seis veces menos mujeres, y cuatro veces menos en los puestos directivos.

  • Las reducciones de jornada para cuidado de un menor en el caso de mujeres alcanza el 32,3% frente al ridículo 4,2 % de los hombres. Nula corresponsabilidad.
  • Las mujeres con reducción de jornada promocionan 4 veces menos que el resto de los emplead@s a jornada completa.

Tenemos un plan de Igualdad, que nos permite hacer visible estos problemas, pero una vez detectados no podemos ignorarlos, necesitamos urgentemente una solución de los mismos. Por ello exigimos que finalice esta clara discriminación sufrida por las jornadas reducidas igualando los porcentajes de promociones entre los emplead@s, independientemente de la jornada laboral que realicen, y que no sea cuestión de género el ocupar los cargos de más responsabilidad en esta compañía.

 

Accenture Publicidad Engañosa.

“¡Celebra el Día Internacional de la Mujer mostrando tu compromiso por la IGUALDAD!”. Así comenzaba el comunicado que hemos recibido el día 8 de marzo de 2018 todos los profesionales de Accenture en España.

Con un mensaje muy específico “Accenture se compromete a alcanzar la paridad de su plantilla global en 2025”.

De cara a la galería es una buena noticia, pero ¡¡¡¿¿¿7 Años???!!!

¿Cuant@s estaremos aquí dentro de 7 años? Tal y como está la vida y el mercado laboral, eso es demasiado tiempo.

Paridad Laboral comprende no sólo equiparar el número de mujeres y hombres en la plantilla (incluyendo órganos de dirección), también salarios, carrera profesional, oportunidades de ascenso.

Estaría bien reducir esa fecha porque dicho así parece la típica promesa electoral para quedar bien y de la que nadie se acordará.