La Sección Sindical de CGT de Madrid, ha interpuesto, una vez más, denuncia contra la empresa por no respetar el descanso mínimo entre jornadas de 12 horas contraviniendo lo dispuesto en el artículo 34.3 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2015 de 24 de octubre, e incluso, en algunos casos, tampoco disfrutaron del descanso mínimo semanal de un día y medio o equivalente acumulado en periodos de hasta catorce días (art. 37.1 del ET).

Estos casos detectados en la oficina de Madrid, alrededor de un centenar cada mes, se han dado entre el mes de enero y
el mes de junio del año 2021.

Como se puede comprobar estas infracciones son recurrentes todos los meses y no se pueden considerar hechos puntuales, sino que son infracciones que desde la empresa no se persiguen ni se erradican. No es la primera vez que se denuncia este hecho, ya que se interpusieron denuncias en 2015, 2016, 2019 y 2020 sobre este mismo asunto y en todas ellas, la inspección de trabajo levantó acta de infracción a la empresa por infringir el art. 34.3 del Estatuto de los trabajadores, considerando como circunstancia agravante el número elevado de trabajadoras y trabajadores afectados.

Como consecuencia de estas denuncias que la empresa nos “obliga” a poner, debido a no querer solucionar este recurrente problema, ha llegado una NUEVA SANCIÓN a la empresa de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social correspondiente a la oficina de Madrid.

Reproduciendo literalmente. “Por ello se procede a proponer sanción a la empresa en el grado máximo”, tipificando dicha infracción como grave, por infringir los artículos 35.1, 35.2 y 35.3 del estatuto de los Trabajadores relativos a horas extraordinarias, y referido al exceso de horas no compensadas en 2020.

Esto parece el cuento de nunca acabar, y la empresa sigue sin hacer nada. Ojalá la moral de la empresa con respecto a este tema, cambie de rumbo.

Desde la sección Sindical de CGT de Madrid, seguiremos insistiendo para poder erradicar este problema, que deriva en una peor conciliación entre la vida laboral y personal de los emplead@s de Tecnilógica.