El pasado 5 de mayo se inició un proceso negociador entre la empresa y los distintos comités de Tecnilógica para regular el trabajo a distancia una vez que finalice la pandemia.

Inicialmente se ha llegado a un acuerdo organizativo con dos puntos principales:

  • Un calendario inicial con reuniones semanales y con fecha aproximada de finalización el 30 de junio.
  • Revisar y trabajar sobre la propuesta de acuerdo de teletrabajo enviada por la empresa a la RLT.

Desde CGT, una vez estudiada la normativa de reciente publicación sobre Teletrabajo y la propuesta de la empresa, les transmitimos nuestra primera impresión: este borrador de acuerdo de teletrabajo no está a la altura de una compañía puntera y moderna, imagen que una y otra vez quiere transmitirnos Accenture/Tecnilógica. Creemos que no sólo no recoge aspectos principales marcados por el Real Decreto Ley 28/2020 de Trabajo a distancia (*RDL en adelante) por el que se regula el Teletrabajo, sino que además es restrictiva.

La empresa a través de sus representantes, nos ha transmitido su decisión de no tratar en esta negociación algunos aspectos de importancia por considerarlos totalmente cerrados, como son la compensación de gastos incurridos en el teletrabajo (compensados actualmente con 30 euros brutos mes) y los medios que la empresa debe facilitar a los empleados (actualmente la empresa solo considera como medio a facilitar el portátil). Esto ya nos está indicando mucho el ambiente y la voluntad negociadora que va a reinar en este proceso.

Nuestra postura de negociación será siempre la de velar porque lo que establece la normativa de Trabajo a distancia se cumpla en tiempos y forma y nuestras propuestas irán en la línea y el enfoque que entendemos le da el Real Decreto Ley al teletrabajo, de evolución, transformación y objetivos sociales a conseguir en esta materia.

BARRERAS A FRANQUEAR EN ESTA NEGOCIACIÓN

El Real Decreto que regula el trabajo a distancia habla de que esta forma de trabajo es:

  • fundamental para favorecer el asentamiento y la fijación de población en el medio rural” y debe servir para hacer factible evitar la despoblación de pequeñas poblaciones, la propuesta de acuerdo/política presentada por la empresa, en nuestra opinión, no tiene en absoluto en cuenta esta finalidad.

Muchos de nuestros compañeros han emigrado de localidades más pequeñas a las grandes ciudades para trabajar en Accenture, pagando elevados alquileres en estas ciudades. Creemos que la propuesta presentada por la empresa no les va a permitir plantearse el cambiar su lugar de residencia, debido a que presenta ciertas limitaciones y circunstancias que hacen imposible esta opción.

Desde CGT intentaremos con nuestras propuestas posibilitar los objetivos que el mismo RDL menciona y hacer que la empresa replantee su postura, para así mejorar las condiciones de todos los empleados y empleadas.

  • El RDL recoge, y recuerda incluso otras normativas donde se recoge, que se establece un auténtico derecho a la conciliación de la vida laboral y familiar a través del uso de las formas flexibles de trabajo, incluidas la fórmulas de trabajo a distancia.

El borrador presentado trata el trabajo a distancia como si se tratara de un premio otorgado por la compañía a sus empleados más fieles, sin permitir ningún tipo de control por los representantes de los trabajadores sobre las peticiones rechazadas y los motivos expuestos.

A esto hay que añadir que la empresa en principio se niega a revisar el importe que se nos abona para cubrir los gastos que nos ocasiona el trabajo a distancia y quiere mantener los 30 euros brutos mes, unos 23 euros netos, que actualmente nos abonan en nómina por compensación de gastos/medios en TW por COVID. Este importe está muy alejado de los 55 euros netos al mes propuestos por nosotros, e implantados por muchas empresas (Siemens, Liberty, Convenio Sectorial banca), tras calcular el incremento de los costes en los cuales incurrimos al teletrabajar desde nuestro domicilio.

Por otro lado, tampoco está dispuesta a revisar los medios que debe facilitar la empresa a los empleados. Desde CGT entendemos que como medios necesarios para el trabajo hay que incluir la silla y demás material ergonómico y que esta debe ser facilitado por la empresa. (Está denunciado ante inspección de trabajo y esperando respuesta). La empresa argumenta que, con esos 23 euros netos al mes, ya nos podemos comprar nosotros todo lo que necesitemos para trabajar desde nuestro domicilio, además de compensar los sobrecostes en los que incurrimos. Nunca 23 euros dieron tanto de sí y fueron estirados de esta manera.

Recordad que según estudios independientes el coste por puesto de trabajo para el año 2019 se ha establecido en 8.575 euros de media al año por puesto, 714,5 euros al mes, coste ahorrado por la empresa.