El artículo 25 del actual convenio TIC dice:

1. Las bonificaciones por años de servicio, como premio de vinculación a la empresa respectiva, consistirán, en este orden, en cinco trienios del 5 por 100 cada uno del salario base pactado para su categoría en las tablas salariales del presente Convenio; tres trienios siguientes del 10 por 100 cada uno, y un último trienio del 5 por 100 del indicado salario.

2. No obstante, de acuerdo con lo pactado en el artículo 7.1, y en sus propios términos, aquellas empresas que vinieren satisfaciendo por el concepto de
antigüedad un porcentaje por trienio superior a los indicados en el apartado anterior, las personas a ellas vinculados y en activo en la fecha del 12 de febrero de 1981 continuarán manteniendo, a título personal, la condición más beneficiosa que vinieren disfrutando, sin que, en ningún caso, la acumulación de los incrementos por antigüedad pueda suponer más del 10 por ciento a los cinco años, del 25 por ciento a los quince años, del 40 por ciento a los veinte años y del 60 por ciento, como máximo a los veinticinco o más años. En el supuesto contemplado en el párrafo precedente, para la plantilla que en el mismo se menciona, y siempre con las limitaciones en él establecidas, la antigüedad no será absorbible en ningún caso.

3. Los trienios se devengarán a partir del 1 de enero del año en que se cumplan y todos ellos se abonarán, con arreglo a la última categoría y sueldo base de Convenio que tenga la persona.

Es decir, si por ejemplo entraste en la empresa el 2 de febrero del año 2000, el primer trienio del 5% te correspondería cobrarlo en la nómina de enero de 2003 y calculado con el sueldo que tengas en ese momento, teniendo “en teoría” un aumento de sueldo. Dicho aumento debe figurar en un concepto en nómina llamado “Antigüedad”.

Aunque como ya sabemos, en esta empresa no es oro todo lo que reluce, y lo que realmente la empresa hace es, efectivamente sumar esa cantidad que te corresponda al concepto de antigüedad, pero restártelo a su vez de otro concepto en nómina que se denomina “Mejora voluntaria”. Esto que hace la empresa es lo que se denomina “Absorción”.

Pero si creías que la picaresca de la empresa ha llegado a su límite, realmente te equivocas, ya que ¿Qué pasaría si tuvieras cero euros de mejora voluntaria y te corresponde una subida por trienio de antigüedad?

En esta caso, como la empresa no tiene en nuestra nómina ningún concepto más de donde absorber, lo que hace es hacerte una subida de sueldo proporcional en diciembre “PARA QUE VEAS LO BUENA QUE ES TU EMPRESA Y LO BIEN QUE TE TRATA” sumándote esa cantidad a la mejora voluntaria, para inmediatamente en enero absorbértelo. Eso sí, la palmadita en la espalda por parte de la empresa y la charla complementaria de lo bien que te trata esta empresa te la has “llevao”.

Trienios y antigüedad