Cuando llegaron los primeros días del estado de alarma en esta lucha contra el COVID-19 a mediados de marzo, poco a poco l@s emplead@s de nuestra empresa pudieron ir teletrabajando según se les ofrecían dispositivos y/o usuarios para hacerlo de manera remota, de acuerdo a las recomendaciones del gobierno para favorecer el control de la epidemia, la cifra total de personas contagiadas y de víctimas del COVID-19.

Teniendo en cuenta que la actividad laboral y profesional es la causa que explica la mayoría de los desplazamientos que se producen actualmente en nuestro país, se puso de manifiesto la necesidad de adoptar una medida en el ámbito laboral, que permitiera articular la referida limitación de movimientos y reducirla hasta los niveles que permitieran conseguir el efecto deseado.

para ello el gobierno aprobó el Real decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2020-4166 por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19.Este Rd en sus artículos 2 y 3 dice entre otras cosas:

Artículo 2. Permiso retribuido.

1. Las personas trabajadoras que se encuentren dentro del ámbito de aplicación del presente real decreto ley disfrutarán de un permiso retribuido recuperable, de carácter obligatorio, entre el 30 de marzo y el 9 de abril de 2020, ambos inclusive.

2. El presente permiso conllevará que las personas trabajadoras conservarán el derecho a la retribución que les hubiera correspondido de estar prestando servicios con carácter ordinario, incluyendo salario base y complementos salariales.

Artículo 3. Recuperación de las horas de trabajo no prestadas durante el permiso retribuido.

1. La recuperación de las horas de trabajo se podrá hacer efectiva desde el día siguiente a la finalización del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020.

2. Esta recuperación deberá negociarse en un periodo de consultas abierto al efecto entre la empresa y la representación legal de las personas trabajadoras, que tendrá una duración máxima de siete días.

De no alcanzarse acuerdo durante este periodo de consultas, la empresa notificará a las personas trabajadoras y a la comisión representativa, en el plazo de siete días desde la finalización de aquel, la decisión sobre la recuperación de las horas de trabajo no prestadas durante la aplicación del presente permiso.

Es decir que aquellas personas que entre el 30 de marzo y el 9 de abril no tenían los medios para trabajar desde casa, debían recuperar estas horas
desde la finalización del estado de alarma hasta el 31 de diciembre del presente año. Se debe llegar a un acuerdo entre la empresa y la Representación Legal de los Trabajadores para la recuperación de esas horas, y si no hay acuerdo, será la empresa la que decida cómo se recuperan.

La primera propuesta por parte de la empresa fue la de compensación de esas horas cargando los empleados a la cuenta de vacaciones. Desde la Sección Sindical de CGT y en las reuniones que se mantuvieron con la empresa para la recuperación de estas horas representando siempre a la oficina de Madrid de los que eran la mayoría de este pequeño colectivo, planteamos como reconocimiento a estas personas el no tener que recuperar las horas de Permiso Retribuido Recuperable, argumentando:

  • Que el número de personas de Tecnilógica que han tenido que acogerse a esta medida era muy bajo en relación con el número de empleados de la compañía.
  • Que estos compañeros estaban poniendo en riesgo su salud y merecían un reconocimiento.
  • Que lo hacían cumpliendo una orden ministerial y la no prestación del servicio fue debida a que la empresa cliente no les proporcionó los medios para trabajar en remoto.

Sabemos que en otras empresas del grupo se han decantado por la opción que planteaba la Sección Sindical de CGT, pero en Tecnilógica debemos ser la “oveja negra de la familia”, así que después de algunos tira y afloja por uno y otro lado y presentándose por parte de la Sección Sindical de CGT varias propuestas intermedias la empresa se atrincheró en dos opciones:

  • De los 5 días susceptibles de recuperación, la empresa asume dos y el empleado cargará los otros tres días a la WBS de vacaciones, las cuales se descontarían de su saldo de vacaciones.
  • En el supuesto de que prefiera no cargar esos días a vacaciones, el empleado deberá recuperar la totalidad de las horas bajo el paraguas de PRR,
    para lo cual deberá acordar con su responsable el mejor momento para hacerlo. La empresa se mantuvo en estas propuestas sabiendo, tal y como decía el Real Decreto, que si no había un acuerdo sería la empresa la que elegiría el método de recuperación, es decir que SON LENTEJAS… O PIEDRAS.

Desde la Sección Sindical de CGT no nos quedó más remedio que aceptar “LENTEJAS”, es decir la opción de que la empresa asumiera dos días, ya que
entendemos que la otra opción era mucho peor para el empleado, y si no había acuerdo era la empresa la que decidía.

Expresamos desde la Sección Sindical de CGT a través de estas líneas nuestro malestar por la manera en que la empresa lleva a cabo las negociaciones, no premiando lo suficiente el trabajo de aquellos que han estado más expuestos e incluso perjudicándoles comparativamente por ejemplo con aquellas personas en situación de staff.