La política de disfrute de OVT que tiene la empresa colgada en su portal, establecía que cuando un trabajador estuviera desasignado debía disfrutar en descanso el OVT acumulado para no tener horas extras cuando fuese asignado a otro proyecto.

Por supuesto desde CGT vimos que esta política era ilegal. Nuestro convenio establece que el disfrute se realizará durante todo el año natural en el que se hicieron horas extras y siempre con acuerdo entre trabajador y empresa. En ningún caso la empresa podía obligarte a disfrutar el descanso de esas horas extras de manera unilateral, cuando le diese la gana, en nuestro caso, cuando estamos desasignados.

Tras avisar a la empresa emplazándola a modificar la política de OVT y tras recibir una negativa por su parte, nos vimos obligados a poner una denuncia en la inspección de trabajo, y por fin hemos tenido veredicto. La inspección de trabajo nos da la razón y requiere a la empresa que modifique la política de OVT para que cumpla la ley.

En resumen, NADIE os puede obligar a disfrutar de la compensación en descanso de las horas extras. Tenéis derecho a pactar el disfrute cuando queráis.

Por otra parte, hemos vuelto a presentar a la empresa nuestra propuesta sobre la posibilidad de cobrar la parte de horas extras que se deseen en la siguiente nómina. Puedes leerla aquí.

Es muy importante saber que las políticas de la empresa no son leyes y que además estas no pueden ir contra la ley, por tanto, cuando os obliguen a hacer algo que venga en una política, si no estáis de acuerdo, poneros en contacto con nosotros para verificar que la política cumple las normas. No es necesario estar denunciando y esperando respuesta de las autoridades. Si una política incumple la ley claramente, se puede decir NO. No tengáis miedo a ejercer vuestros derechos. Si como trabajadores no empezamos a poner límites a la empresa, y estos límites son las leyes, la empresa no tendrá ningún problema en intentar ejercer presión para saltárselas. Es matemática pura, cuantos menos derechos tengamos, más ganan ellos.

¡TU ELIGES! 

¡VIVIR Y TRABAJAR CON DIGNIDAD O AGACHAR LA CABEZA Y VIVIR CON MIEDO!