La Inspección de Trabajo de Cataluña, ha decidido iniciar un procedimiento sancionador contra la empresa según denuncia interpuesta por la Sección Sindical de CGT de Madrid.

El motivo ha sido que más de una decena de emplead@s de la oficina de Barcelona, han superado el límite de 80 horas extraordinarias al año durante el año 2020.

Según reza el artículo 35.2 del Estatuto de los Trabajadores:
2. El número de horas extraordinarias no podrá ser superior a ochenta al año, salvo lo previsto en el apartado 3. Para los trabajadores que por la modalidad o duración de su contrato realizasen una jornada en cómputo anual inferior a la jornada general en la empresa, el número máximo anual de horas extraordinarias se reducirá en la misma proporción que exista entre tales jornadas.

Además centenas de trabajador@s de esta oficina realizaron horas extraordinarias en el año 2020 y no fueron compensadas con descanso dentro del año natural.

El artículo 29.3 del Convenio Colectivo de empresas de consultoría dice:
“3. Salvo pacto individual en contrario, las horas extraordinarias se compensarán por tiempos equivalentes de descanso incrementados, al menos con el 75 por 100. Previo acuerdo entre empresa y persona trabajadora, la compensación con tiempo de descanso se hará acumulando horas hasta completar, al menos, el tiempo equivalente a una jornada laboral, que se disfrutará dentro del mismo año natural en que se hayan realizado las horas extraordinarias o, como máximo, en la primera semana del mes de enero siguiente.”

Como vemos, esto parece el cuento de nunca acabar. La empresa parece que tiene por costumbre saltarse la ley día sí, día también. Pero la pregunta es…

¿Será capaz de hacer las cosas dentro de la legalidad?, que cada uno reflexione sobre esta pregunta.