Dicen que el amor no se puede medir, que es algo etéreo, intangible, pero en nuestro caso, sí te puedes hacer una idea de si la empresa te quiere o no, mirando tu nómina. Y no, no es mirando el salario bruto, ni siquiera lo que te diga que te quiere la propia empresa (ya sabemos que el amor no se demuestra con palabras, sino con hechos). Es más fácil que todo eso.

¿Entonces en qué me fijo? En tu nómina verás que tienes un concepto del que siempre hablamos, que es el de “Mejora Voluntaria”, este es el que precisamente te ayuda a saber cuánto interés tiene la empresa por ti y cómo te ha compensado por esas largas horas de vida que le estás echando a esto.

Y precisamente ¡ahora es uno de los mejores momentos!, si comparas lo que tenías en el concepto de “Mejora Voluntaria” de tu nómina de enero, con la del mes de noviembre (o anteriores) podrás ver si la empresa ha querido darte un premio a tu labor durante el año. Porque ese concepto es precisamente lo que la empresa te paga “porque le caes bien, te necesita, te valora o en definitiva, te quiere tener”. El resto de los conceptos de tu salario fijo le vienen “impuestos” a la empresa.

Con lo que, si te han dicho este año que eres muy bueno, meritocracia, bla, bla, bla y que te subían X porcentaje… pero resulta que miras la nómina y ese concepto aunque te hayan subido el salario, no ha variado, entonces es que no han tenido más remedio que aplicarte esa subida. NOTA: No puedes comparar con la nómina de diciembre porque esas subidas obligatorias aprovechan a hacerlas junto al resto de subidas “voluntarias”, es decir, aprovechan el proceso de revisión salarial. Total, sólo es un mes y se ahorran trabajo.

Bueno, en el mejor de los casos igual te han dicho que te querían pero no tanto y por eso, en vez de ver subir ese concepto de “mejora voluntaria”, te han “regalao” un “caramelito” (¿a quién le amarga un dulce?) usando otros conceptos de la nómina como “variables”, etc. Conceptos que les gusta llamar “no consolidables” y que traducido es “todo aquello que no tenga obligación de dártelo <PA’ SIEMPRE>. Porque ya sabes (modo irónico on), piensa que es normal, que es complicado comprometerse en el amor y que no todas las relaciones se ve que tienen futuro y es normal que no quieran arriesgarse ¿y si luego te metes en un sindicato? ufff, ufff, se me ponen los pelos de punta de pensarlo.

En el peor de los casos, ya sabrás que no te quieren porque ni siquiera estarás en el grupo de los que les han tenido que subir el sueldo por obligación…. y aunque parezca que no, en esta empresa das una patada y salen muuuuchos casos que están en este grupo. Quién sabe, igual es uno de los motivos por los que hay tanta rotación en la empresa…. un momento, no, no, no puede ser (seguimos con el modo irónico on) aquí la gente ve que tiene un futuro prometedor y que la empresa va a cuidar de ellos durante toda su trayectoria, de aquí la gente se va siempre sin ningún motivo aparente.

Pues nada, esperemos que tengáis suerte y la empresa os quiera mucho… aún. 😉