Llego el verano y como tal las tan ansiadas vacaciones. Os facilitamos información sobre la legislación referente a este aspecto.

Las vacaciones no se pueden pagar, su abono solo es posible en el finiquito cuando se haya finalizado la relación laboral donde se liquidarán las vacaciones generadas y pendientes de disfrute.

La fecha de las vacaciones se tiene que planificar de mutuo acuerdo entre empresa y empleado, la empresa no te puede imponer las fechas ni el empleado las puede disfrutar sin autorización ni acuerdo. Lo de escoger el trabajador 15 días y la empresa otros 15, no existe en ninguna normativa.

En caso de desacuerdo entre las partes, y previa denuncia por parte del trabajador en el Juzgado de lo Social, la jurisdicción competente fijará la fecha que para el disfrute corresponda y su decisión será irrecurrible.

Las vacaciones deben ser confirmadas con al menos dos meses de antelación al comienzo del disfrute. Recomendamos solicitar por escrito su confirmación antes de estos dos meses.

Si el período de vacaciones que tenías ya fijado y aprobado coincide en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el período de suspensión del contrato por baja maternal o por paternidad se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal o a la del disfrute del permiso que por aplicación de dicho precepto le correspondiera, al finalizar el período de suspensión, aunque haya terminado el año natural a que correspondan.

En el supuesto de que el período de vacaciones coincida con una incapacidad temporal por contingencias distintas a las señaladas en el párrafo anterior que imposibilite al trabajador disfrutarlas, total o parcialmente, durante el año natural a que corresponden, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice su incapacidad y siempre que no hayan transcurrido más de dieciocho meses a partir del final del año en que se hayan originado.

Además, un trabajador cuya incapacidad laboral temporal haya sobrevenido durante sus vacaciones anuales retribuidas tiene derecho a disfrutar posteriormente de un período de vacaciones de duración equivalente al de su enfermedad. Es decir, si durante tus vacaciones causas baja médica, no pierdes los días de vacaciones que te coincidan con la baja médica, los podrás disfrutar posteriormente en otra fecha.

Bastará con que lo solicites a la empresa y llevar el parte de baja correspondiente.