Durante este mes de julio, tal y como sabéis, se han llevado acabo las reuniones de “Talent Discussion”.

Estas reuniones donde se evalúa a la gente según su desempeño con criterios creemos más subjetivos que objetivos, cambiaron de nombre allá por el año 2016 cuando se llamaban “Reuniones de Banding”.

Una de las cosas que nos “vendió” la empresa por aquel entonces y que recogimos en este artículo, fue que con el nuevo modelo de evaluación, no había porcentajes que cumplir y a cada persona se le iba a asignar la “nota” que realmente merecía.

No sabemos si esto ha sido así durante algunos años aunque nos lo imaginamos, pero tenemos la convicción de que la empresa se reserva un 10% de la gente para marcarles con un “IMPROVE”.

Esto, que nunca ha sido reconocido por la empresa ni lo ha hecho público, al parecer se le ha debido escapar a más de un “Talent Lead” que lideran
dichas reuniones, y es algo que la empresa no admite de manera abierta.

En aquel año 2016, nos vendieron que las personas iban a tener la “nota” que se merecían, pero como en tantas otras cosas, parece ser que la realidad es otra, que las palabras de la empresa y sus acciones no concuerdan y que van siempre en perjuicio del emplead@.

¿Qué se le puede decir a un/una emplead@ que habiendo hecho bien su trabajo, se encontrará la sorpresa de que su nota en esas reuniones no es
buena por cumplir porcentajes?

Si un/una emplead@ ha tenido una buena evaluación, ¿por qué le van a poner un “IMPROVE”?

Al final la transparencia brilla por su ausencia y las palabras por aquel 2016 de la empresa cayeron en saco roto, ¡QUE NO TE VENDAN LA MOTO!.