“En esta empresa los empleados son el principal activo”. Esta frase es repetida como un mantra en todas las comparecencias de Domingo Mirón, en todos los mails corporativos y se cuela en cualquier conferencia o evento organizado por nuestra empresa. Hechos alternativos, fake news, una mentira por repetirla hasta la extenuación no se transforma en una verdad.

Las palabras se las lleva el viento pero los hechos son tozudos, nosotros no somos considerados ni siquiera un activo para la empresa, mucho menos su mejor activo, sino que somos tratados como un PASIVO, como un coste para la empresa y cuanto menor sea ese coste para la empresa mejor para sus cuentas. Económicamente esta afirmación es incuestionable, si el trabajador fuera un activo, ¿Por qué en periodos de crisis se realizan recortes de plantilla?

Pues como tal PASIVO somos tratados año tras año por la compañía. Esto se manifiesta claramente en la política de subidas salariales con las mal llamadas subidas 0%. Esta congelación salarial que sufrimos la mayoría de los compañeros supone una pérdida de poder adquisitivo para el empleado, es decir una bajada de salario para el año próximo. En las reuniones mantenidas con la empresa nos han transmitido su absoluta negativa a poner sobre la mesa la eliminación de estas bajadas de salario, y nos han tildado de locos e irresponsables por realizar la enésima campaña para protestar contra la misma. Hay dinero de sobra para adquirir nuevas empresas y para repartir beneficios entre los socios, no lo hay para evitar las bajadas salariales entre los compañeros.

Otro claro ejemplo de que somos tratados como un PASIVO viene derivado del teletrabajo por COVID, la compensación de los gastos y la necesidad de proporcionar los medios necesarios para la realización del teletrabajo. Un proyecto en las oficinas de la Finca tiene un coste por empleado de aproximadamente 300 euros al mes, si trabajabas en las oficinas y ahora trabajas en casa tu proyecto se ha ahorrado 2700 euros desde que comenzó la pandemia. Una silla ergonómica tiene un coste de 150 euros o incluso cero si quitan el polvo a las de Pozuelo y organizan su reparto. Si fuéramos el principal activo para la compañía se preocuparían de que esto no sucediera.

Si queréis que nos sintamos como un activo para la empresa; hechos no palabras vacías de contenido y significado. Continuaremos exigiendo la eliminación de las subidas cero y luchando por un reparto justo de los beneficios de la empresa, continuaremos exigiendo que nos proporcionéis los medios necesarios para realizar un teletrabajo en condiciones de salubridad. Vosotros continuareis negándolas y mintiéndonos con toda vuestra propaganda empresarial, pero os podéis ahorrar la misma, nadie con dos dedos de frente os compra ya esa burda mentira.