Me dirijo a usted como responsable de Accenture pero también al resto de Ejecutiva y Dirección de Accenture y Tecnilógica. Y lo hago porque estoy observando situaciones y movimientos desde la dirección de esta empresa que no me están gustando nada.
Según pude leer en un periódico de tirada nacional cuando esta pesadilla empezó, no todo fueron malas noticias:

Accenture dispara un 50% su beneficio en España por los dividendos y la paz con Hacienda

 “La consultora especializada en servicios tecnológicos Accenture disparó sus beneficios en España durante el ejercicio 2019, finalizado el 31 de agosto del año pasado, marcando además un nuevo récord de facturación, como reflejan sus cuentas depositadas en el registro mercantil.

La filial española del grupo consultor, que preside Domingo Mirón, registró un beneficio de 83,5 millones de euros, un crecimiento del 51% respecto a la ganancia registrada el año pasado, que supone un nivel récord para su actividad en el mercado nacional.

Accenture estuvo a punto de alcanzar una cifra neta de negocios de 1.000 millones en España, quedándose en 997 millones, un 3% más, aunque en su informe de gestión habla de una facturación bruta de 1.700 millones de euros a nivel grupo en el país.
De los 997,4 millones facturados, 768,6 correspondieron a ventas en España, un 3,5% más.

Otra clave que explica el importante crecimiento de la rentabilidad es el cobro de dividendos de algunas de sus filiales. Estos se elevaron a 45,8 millones, 21 más que en el año anterior. De esa cantidad 27,5 millones correspondieron a la filial Tecnilógica sistemas, un 66% más.”

¡¡¡Bravoooooooo!!! Nos alegramos muchíiiiiisimo de estos resultados. Porque al final, como dice mi madre, si a tu empresa le va bien, a ti te va bien.

Qué ingenuidad la de mi madre, Señor Mirón. Porque entiendo que cuando ustedes dicen que somos su principal activo, lo dicen de verdad y no se ríen de nosotros a nuestras espaldas, ¿no es así?

Porque entiendo, señor Mirón, que cuando una empresa como la nuestra alcanza récords de facturación y se autodenomina “empresa líder del sector” , lo que está diciendo también es que gracias a nosotros se ha conseguido tal hazaña.

Y por lo tanto, digo yo, Señor Mirón, en un momento como en el que estamos y con el año que llevamos, todo esto repercutirá en sus emplead@s, ¿no? Es decir, que se notará en nuestros salarios, en los gastos de teletrabajo, en que la empresa nos proporcione los medios necesarios para el desempeño de nuestro trabajo (incluida la silla, Señor Mirón), o en nuestra esperada cesta de navidad que se devalúa año tras año.

Y supongo también, encima del añito que llevamos y del esfuerzo que estamos haciendo tod@s, le parece de recibo que aparezcan otra vez SUBIDAS CERO en el campo Incremento Salarial en la Comunicación del salario para este año, como a much@s de emplead@s que además nos aparece año tras año.

Señor Mirón y resto de la dirección de nuestras empresas, por favor, no miren a otro lado una vez más. Hagan las cosas bien por una vez y cuiden a sus emplead@s como debe ser. No escatimen en sillas, equipos, gastos… y sueldos dignos, que nos lo hemos ganado.