La reducción de jornada implica también la reducción del salario, cotizando a la Seguridad Social en función del salario que se recibe. Se cumplen reglas especiales para algunas prestaciones:

 

Prestaciones de jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad: Durante los dos primeros años de reducción de jornada por cuidado de un menor se tendrán en cuenta las cotizaciones incrementadas al 100% del salario. Cuando la reducción de jornada sea por cuidado de un familiar, este incremento al 100% será sólo el primer año. En el caso de que la reducción sea por cuidado de un hijo menor afectado por enfermedad grave, este incremento se mantendrá el tiempo que dure esta reducción.

 

Despido y prestaciones por desempleo: Para cualquiera de estos tipos de reducción de jornada, las indemnizaciones por despido o extinción voluntaria indemnizada se cobra respecto al salario por jornada completa. Lo mismo ocurre para cobrar el paro.

 

fuentes: